Hoy lunes tras más de 2 meses de vacaciones estivales (para algunos incluso largas) toca la «vuelta al cole». Es momento de reencuentros, nuevos propósitos, planes y tareas a llevar a cabo en el nuevo curso escolar que hoy empieza y en ESPodología también nos ponemos en marcha con nuevos proyectos ante el comienzo del curso

Septiembre está cargado de trabajo acumulado del verano, ahora toca revisar pies y ponerlos a punto para el otoño-invierno. Antes de enfundarlos en el calzado cerrado se recomienda una quiropodia donde realizar una higiene completa de piel y uñas que a la vez sirve de revisión exhaustiva por posibles lesiones dérmicas desapercibidas: posibles papilomas (verrugas plantares) que se hayan instaurado durante el verano, tiempo de ir descalzos y momento en el cual suelen anidar en pies, dedos e incluso por debajo de las uñas.

También es necesario descartar posibles afecciones por hongos que suelen aparecer tras el verano por el exceso de sudor, humedad y zonas de baño comunes (piscinas, parques acuáticos…)

 

Con la vuelta al cole también se recomienda revisar el calzado infantil, medir el pie y comprobar que la talla sea correcta. Los pies de los más pequeños crecen entre 7 y 8 mm cada 3 meses y quizás los zapatos que le venían bien en junio ahora en septiembre quedan ya justos.

Así mismo, tras el verano es momento para hacer una revisión del sistema músculo-esquelético para evaluar las correctas fases de crecimiento, realizando un control posturológico así como de la marcha del niño con el fin de prever y prevenir desalineaciones que den lugar a problemas futuros en el desarrollo. Existen factores que nos dan la voz de alarma durante el crecimiento y los cuales han de ser tratados para evitar un mal desarrollo del aparato locomotor:

  • Caídas frecuentes (notamos al niño torpe en su marcha)
  • Marcha con las puntas de los pies hacia fuera o hacia dentro
  • Caminar de puntillas sin apoyar correctamente los talones
  • Aparición de callosidades en los pies y/o dedos
  • Desviación de dedos (vemos como los dedos se montan alguno sobre otro)
  • Desgastes irregulares en las suelas de los zapatos o en el interior de los mismo (agujeros en el forro interior o incluso en la suela)

Con las pilas cargadas en ESPodología volvemos a la marcha con un montón de novedades y nuevos proyectos que os iremos desvelando en su debido momento, seguid atentos.