Cuando un pie presenta una desviación en los dedos menores conocida comúnmente como dedos en garra o en martillo suele  ir asociada a una desviación del primer dedo (hallux) el cual se desplaza hacia el segundo dedo invadiendo el espacio de éste, incrementando la patología. En muchas ocasiones, los dedos se reubican colocándose por encima del dedo gordo, en supraducción, o por debajo del mismo, en infraducción.

Las  deformidades digitales suelen  provocar lesiones dérmicas por el aumento de presión en las zonas prominentes,  como la cúspide (zona superior) del dedo en garra, generando  dolor, y un proceso inflamatorio debido al roce continuo con los zapatos y puede llegar incluso a la imposibilidad de calzarse adecuadamente cuando los dedos en garra son rígidos y no se adaptan correctamente al interior del zapato.

La Cirugía de Mínima Incisión del Pie nos aporta técnicas quirúrgicas que mediante pequeños cortes o incisiones de 4mm podemos acceder a las zonas del pie que requieren remodelación y realineación de los dedos afectados. Gracias a esta cirugía de precisión aportamos una solución eficaz, rápida, indolora y no incapacitante que permite recuperar la armonía perdida en el pie. Al no utilizar ningún tipo de fijación interna (tornillos o agujas) disminuye el  dolor postoperatorio y conseguimos una pronta recuperación evitando la rigidez de la articulación o segmento intervenido, consiguiendo realinear  los dedos sin perder la movilidad previa.

Este tipo de cirugía se realiza con anestesia local pudiendo irse caminando a su domicilio con una zapatilla postquirúrgica que le entregamos para asegurar un buen apoyo del pie durante el período de recuperación.

CIMG3614

 

Para obtener unos resultados óptimos realizamos una exploración y estudio radiológico del pie para determinar el grado de desviación y programar las técnicas quirúrgicas que requiere cada determinado tipo de patología: dedos en garra, dedos lateralizados, en supraducción (montados sobre el dedo vecino) o infraducción (los que quedan por debajo del dedo vecino), juanete del primer dedo o del quinto.

La técnica consiste en realizar pequeños cortes en forma de cuñas en el hueso afecto para realinear el segmento. El éxito de la cirugía radica en el vendaje realineador que se coloca en los dedos y en el pie para asegurar el mantenimiento de la posición deseada en la primera fase de osificación (cicatrización ósea).

Durante el postoperatorio se realizan controles radiológicos y cambios de vendajes semanales hasta los 45 días posteriores a la cirugía que es cuando se suele dar el alta quirúrgica. Durante el periodo postoperatorio podrá caminar con seguridad gracias al zapato postquirúrgico que se le entrega tras la cirugía.

 

En ESPodología trabajamos día a día para darle la mejor solución a su problema. Consúltenos sin compromiso, realizaremos un estudio completo de su pie y daremos un presupuesto a medida.

 

 

Dra. Estefanía Soriano Pellicer

Dra. Estefanía Soriano Pellicer

Podólogo - Col nº 2668
ESPodología Clínica Podológica
C/ Duc Alfons el Vell nº18-2º-pta7
46701 Gandía (Valencia)
Cita Previa: 96 286 55 52 / 644 24 48 78
www.espodologia.es || info@espodologia.es